Archivo de la etiqueta: Estados Unidos

Colombia: ¿Cuál democracia? ¿Cuál soberanía? ¿Cuál independencia? Somos una vulgar colonia de TRUMP

  1. IMG_20200528_123201

Ha quedado al descubierto la farsa. Colombia no tiene una de las «democracias más sólidas del continente», expresión con la que con frecuencia se nos miente. En las democracias el soberano, el que erige a los poderes constituidos (a los elegidos) es el constituyente primario, el pueblo. En el pueblo, y en nadie más, reside la soberanía, dice el texto constitucional. La elección de administradores de lo público (de lo que es de todos) jamás, en una democracia verdadera, puede entenderse como la emisión de un cheque en blanco para que los gobernantes hagan lo que se les venga en gana sin rendirle cuentas a nadie o permitan que otros, desde el extranjero, lo hagan.

Con el envío de tropas estadounidenses a territorio colombiano, anunciada no por el “gobierno” colombiano sino por la embajada norteamericana, pasando por encima y pisoteando a quien para la foto funge como «presidente» y, además, la dignidad del Senado y del Consejo de Estado, que de acuerdo a los artículos 173 (numeral 4) y 237 (numeral 3) superiores, son quienes tienen la facultad de autorizar el tránsito (y más la permanencia, agregamos) de tropas extranjeras por el territorio patrio, ha quedado en evidencia que la independencia nacional fue una efímera ilusión y una mentira que nos repiten los textos de historia patria.

Se ha materializado el temor profético de Simón Bolívar al visionar a Estados Unidos como el país «destinado por la providencia para plagar a América de miserias en nombre de la libertad». El silencio del “gobernante” frente a semejante afrenta no es más que la comprobación de que es una útil marioneta con dos titiriteros que la manejan a su antojo: Trump, el dueño de la finca, y Uribe su fiel y servil capataz.

¿Cómo ocultar o negar a partir de ahora que somos tan solo una colonia más a la que ni siquiera se le reconoce como tal? Colombia ha sido violada frente a toda la comunidad internacional y nuestro “gobernante” y su partido de gobierno sonríen de la misma forma en que lo haría un proxeneta que explota miserablemente lo que no le pertenece, pero ni siquiera a cambio de dinero sino de no ser expuestos y juzgados por todo lo que se sabe sobre ellos.

Nuestra triste realidad hoy, es que nos gobiernan dos dementes a través de cuerdas


imperceptibles de ventrílocuo. Los identifica, eso sí, un mismo comportamiento criminal, psicópata. Se placen y extasían con la guerra, con la muerte y con el derramamiento de sangre ajena. Dogmáticos y fanáticos están dispuestos a todo con tal de destruir a quienes se opongan a sus dogmas, a sus designios, a sus «verdades» que ni siquiera alcanzan para ser consideradas como doxas.

Felices deben estar los que votaron y quienes revivieron con su abstención y su voto en blanco este proyecto totalitario, reaccionario y retardatario propio del oscurantismo y de la caverna, señalando, como justificación para ello, que resultaba lo mismo votar por un proyecto liberal y progresista, proclive a defender y desarrollar la Constitución de 1991, que hacerlo por un proyecto ultraconservador, ortodoxo y que no conoce, y antes más bien desprecia, la ética. Un proyecto político que si pudiera nos devolvería, siendo optimistas, a la Constitución de 1886 aunque su verdadero sueño hecho realidad seria retrotraernos al medioevo de los señores y los vasallos o, un poco antes, a la sociedad integrada por amos y esclavos.

No les importa el pueblo raso, el país nacional del que hablaba Jorge Eliecer Gaitán. No les interesa si entre las tropas norteamericanas hay positivos asintomáticos de COVID-19 y agravan nuestra ya delicada situación o si vienen y violan con su «inmunidad» cientos de niñas a su paso. No les importa si desde suelo colombiano se agrede a un pueblo hermano y si la respuesta de su gobierno nos involucra en una guerra innecesaria, inconveniente e impredecible. Sería extremadamente importante que un acto de humildad y contrición los que contribuyeran a elegir a este remedo de gobierno que cada vez convierten más al país en una republiquita, reconocieran con valor civil su letal error.

Premonitoria o proféticamente Jaime Garzón situaba a Uribe como quien nos traería a los «redentores soldados norteamericanos». Hoy sus pronósticos geniales, como los de Simón Bolívar se cumplen. Estamos en mora de construir una verdadera independencia. Cuando Bolívar murió entró a gobernar una élite criolla igual o peor a la que el genio de América combatió. Aún nos gobiernan. La gesta de Bolívar fue traicionada.




	

Locura: Matar o apresar a Maduro

IMG_20200326_174337

Quién lo creyera! Estados Unidos acogiendo tesis insurgentes combina todas las formas de lucha contra Maduro. Con la participación de Guaidó y no creemos que sin que lo supiera Iván Duque, estructura un plan de provisión de un arsenal despachado desde Barranquilla para matar a Maduro. Al mismo tiempo, el Fiscal General norteamericano, como en el salvaje viejo oeste, ofrece una millonaria recompensa por la captura del mandatario venezolano. Ambos planes tienen en común algo: el afán de Estados Unidos de salir de Maduro a como de lugar para apoderarse del país suramericano y de sus riquezas. Al mejor estilo de Maquiavelo el fin justifica el uso de todos los medios.

En el segundo de los casos (la recompensa) se demuestra algo más: La mirada de las autoridades norteamericanas es selectiva. Muy de acuerdo a sus interés estrategicos. Se acusa a Maduro de liderar el «Cartel de los Soles», pero nada se dice de los líderes de otra organización delictiva que conspira para enviar cocaína a los Estados Unidos: El cartel del Dorado; denominado así tras las denuncias de exportación de cocaína desde el principal aeropuerto de Colombia. De acuerdo a datos del propio gobierno norteamericano divulgados por el director de @wola_org, señor Geoff Ramsey (@GRamsey_LatAm) la mayor parte de la cocaína que llega a USA proviene de Colombia

Y es que con la venia de las autoridades norteamericanas, y desde el balance costo-beneficio todo pareciera indicar que los estadounidenses tienen un racero diferente para el tratamiento de los narcotraficantes. Persiguen a los que no son «amigos», pero permiten que desde su aliado estratégico en la región si se exporte droga, sin tomar cartas en el asunto. De lo anterior han salido ya a la luz pública denuncias muy graves sobre las que ni la embajada ni nadie se pronuncia.

La primera en la que Richard Maok Riaño denunció los supuestos nexos entre Álvaro Uribe y el Chapo Guzmán para exportar cocaina usando como plataforma de exportación el aeropuerto El Dorado, operación que, según se dijo, contó con la colaboración del Director de la Aeronáutica Civil, Fernando Sanclemente. La segunda, sobre el descubrimiento de un laboratorio de cocaína, hallado curiosamente en la finca del propio Sanclemente quién funge como actual embajador de Colombia ante Uruguay. La tercera, el siniestro en centroamérica de una avioneta de matrícula HK 5075 de la empresa Activar Uno que salió del propio Aeropuerto Olaya Herrera de Medellín cargada de cocaína.

WhatsApp-Image-2019-05-06-at-11.54.15-AM-2

Sobre el intento de Magnicidio y el arsenal decomisado, que vincula a Guaidó y compromete al Mayor General en retiro del ejército venezolano, Cliver Alcalá, emergen muchas dudas, no obstante, el intento del oficial retirado por desvincular de la conspiración criminal de la que se confiesa parte al gobierno colombiano. ¿De donde llegaron las armas a Barranquilla? ¿Por que Barranquilla? ¿Por que las autoridades, no han capturado a Alcalá y que hay de cierto en lo que señaló en entrevista para WRadio, en el sentido de que reside en Barranquilla con conocimiento del presidente Duque y de las autoridades colombianas? ¿Qué tan creíble es que Guaidó conociera del plan criminal y Duque lo desconociera a pesar de su evidente cercanía?

Lo cierto es que para nadie han sido secretos los nexos entre Guaidó y paramilitares colombianos. Tampoco entre estos últimos y el desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad DAS durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez y bajo la dirección del oriundo de Santa Marta y hoy condenado, Jorge Noguera Cotes, siendo este quién llevó a la Dirección Nacional de Inteligencia de ese cuestionado organismo, a su amigo personal, el también magdalenense, Giancarlo Auque De Silvestri (condenado y prófugo por tortura psicológica a la periodista Claudia Julieta Duque). Auque De Silvestri, curiosamente figura, en la red social Facebook, como uno de los varios amigos personales del también cienaguero, Jorge Alberto Molinares Duque, persona en cuyo poder cayó el arsenal.

Screenshot_20200324_132550

Sea como sea, en épocas donde el coronavirus amenaza al mundo y dónde Estados Unidos es ya el principal foco de infección, es un acto de irresponsabilidad intentar apresar y mucho más matar a Maduro. Pareciera que los Estados Unidos no aprendieron de la experiencia en Irak y Libia. Mayor sería la irresponsabilidad de Colombia de prestar su territorio para atentar contra Maduro. Bien o mal, con apoyo de China, Rusia y Cuba, Maduro está afrontando hasta ahora bien la amenaza del coronavirus. Su muerte podría significar, como en Líbia, una situación de ingobernabilidad y de expansión sin control del virus cuyas principales víctimas serían los propios colombianos. Colombia insiste en destapar una caja de Pandora. En ese contexto de conspiración se explica quizás cambios como los del expresidente Andrés Pastrana Arango quién en un viraje inusitado de actitud ha solicitado dialogar con Venezuela.

Gabriel García Márquez: El Cataclismo de Damocles

 

IMG_20200103_150500.jpgEl 6 de agosto de 1986, en el 41 aniversario de la bomba atómica detonada por Estados Unidos sobre la inerme población de Hiroshima (Japón), Gabriel García Márquez dio, como Nobel de Literatura, una conferencia en Ixtapa (México) a la que se conoce como «El cataclismo de Damocles» y que hoy resulta pertinente reproducir frente a la posibilidad de una tercera guerra mundial. Aquí el texto:

«Un minuto después de la última explosión, más de la mitad de los seres humanos habrá muerto, el polvo y el humo de los continentes en llamas derrotarán a la luz solar, y las tinieblas absolutas volverán a reinar en el mundo. Un invierno de lluvias anaranjadas y huracanes helados invertirá el tiempo de los océanos y volteará el curso de los ríos, cuyos peces habrán muerto de sed en las aguas ardientes, y cuyos pájaros no encontrarán el cielo. Las nieves perpetuas cubrirán el desierto del Sahara, la vasta Amazonía desaparecerá de la faz del planeta destruido por el granizo, y la era del rock y de los corazones transplantados estará de regreso a su infancia glacial. Los pocos seres humanos que sobrevivan al primer espanto, y los que hubieran tenido el privilegio de un refugio seguro a las tres de la tarde del lunes aciago de la catástrofe magna, sólo habrán salvado la vida para morir después por el horror de sus recuerdos. La Creación habrá terminado. En el caos final de la humedad y las noches eternas, el único vestigio de lo que fue la vida serán las cucarachas.

Señores presidentes, señores primeros ministros, amigas, amigos:

Esto no es un mal plagio del delirio de Juan en su destierro de Patmos, sino la visión anticipada de un desastre cósmico que puede suceder en este mismo instante: la explosión -dirigida o accidental- de sólo una parte mínima del arsenal nuclear que duerme con un ojo y vela con el otro en las santabárbaras de las grandes potencias.

Así es: hoy, 6 de agosto de 1986, existen en el mundo más de 50.000 ojivas nucleares emplazadas. En términos caseros, esto quiere decir que cada ser humano, sin excluir a los niños, está sentado en un barril con unas cuatro toneladas de dinamita, cuya explosión total puede eliminar 12 veces todo rastro de vida en la Tierra. La potencia de aniquilación de esta amenaza colosal, que pende sobre nuestras cabezas como un cataclismo de Damocles, plantea la posibilidad teórica de inutilizar cuatro planetas más que los que giran alrededor del Sol, y de influir en el equilibrio del Sistema Solar. Ninguna ciencia, ningún arte, ninguna industria se ha doblado a sí misma tantas veces como la industria nuclear desde su origen, hace 41 años, ni ninguna otra creación del ingenio humano ha tenido nunca tanto poder de determinación sobre el destino del mundo.

El único consuelo de estas simplificaciones terroríficas -si de algo nos sirven-, es comprobar que la preservación de la vida humana en la Tierra sigue siendo todavía más barata que la peste nuclear. Pues con el sólo hecho de existir, el tremendo Apocalipsis cautivo en los silos de muerte de los países más ricos está malbaratando las posibilidades de una vida mejor para todos.

En la asistencia infantil, por ejemplo, esto es una verdad de aritmética primaria. La UNICEF calculó en 1981 un programa para resolver los problemas esenciales de los 500 millones de niños más pobres del mundo, incluidas sus madres. Comprendía la asistencia sanitaria de base, la educación elemental, la mejora de las condiciones higiénicas, del abastecimiento de agua potable y de la alimentación. Todo esto parecía un sueño imposible de 100.000 millones de dólares. Sin embargo, ese es apenas el costo de 100 bombarderos estratégicos B-1B, y de menos de 7.000 cohetes Crucero, en cuya producción ha de invertir el gobierno de los Estados Unidos 21.200 millones de dólares.

En la salud, por ejemplo: con el costo de 10 portaviones nucleares Nimitz, de los 15 que van a fabricar los Estados Unidos antes del año 2000, podría realizarse un programa preventivo que protegiera en esos mismos 14 años a más de 1.000 millones de personas contra el paludismo, y evitara la muerte -sólo en África- de más de 14 millones de niños.

En la alimentación, por ejemplo: el año pasado había en el mundo, según cálculos de la FAO, unos 565 millones de personas con hambre. Su promedio calórico indispensable habría costado menos de 149 cohetes MX, de los 223 que serán emplazados en Europa Occidental. Con 27 de ellos podrían comprarse los equipos agrícolas necesarios para que los países pobres adquieran la suficiencia alimentaría en los próximos cuatro años. Ese programa, además, no alcanzaría a costar ni la novena parte del presupuesto militar soviético de 1982.

En la educación, por ejemplo: con sólo dos submarinos atómicos tridente, de los 25 que planea fabricar el gobierno actual de los Estados Unidos, o con una cantidad similar de los submarinos Typhoon que está construyendo la Unión Soviética, podría intentarse por fin la fantasía de la alfabetización mundial. Por otra parte, la construcción de las escuelas y la calificación de los maestros que harán falta al Tercer Mundo para atender las demandas adicionales de la educación en los 10 años por venir, podrían pagarse con el costo de 245 cohetes Tridente II, y aún quedarían sobrando 419 cohetes para el mismo incremento de la educación en los 15 años siguientes.

Puede decirse, por último, que la cancelación de la deuda externa de todo el Tercer Mundo, y su recuperación económica durante 10 años, costaría poco más de la sexta parte de los gastos militares del mundo en ese mismo tiempo. Con todo, frente a este despilfarro económico descomunal, es todavía más inquietante y doloroso el despilfarro humano: la industria de la guerra mantiene en cautiverio al más grande contingente de sabios jamás reunido para empresa alguna en la historia de la humanidad. Gente nuestra, cuyo sitio natural no es allá sino aquí, en esta mesa, y cuya liberación es indispensable para que nos ayuden a crear, en el ámbito de la educación y la justicia, lo único que puede salvarnos de la barbarie: una cultura de la paz.

A pesar de estas certidumbres dramáticas, la carrera de las armas no se concede un instante de tregua. Ahora, mientras almorzamos, se construyó una nueva ojiva nuclear. Mañana, cuando despertemos, habrá nueve más en los guadarneses de muerte del hemisferio de los ricos. Con lo que costará una sola alcanzaría -aunque sólo fuera por un domingo de otoño- para perfumar de sándalo las cataratas del Niágara.

Un gran novelista de nuestro tiempo se preguntó alguna vez si la Tierra no será el infierno de otros planetas. Tal vez sea mucho menos: una aldea sin memoria, dejada de la mano de sus dioses en el último suburbio de la gran patria universal. Pero la sospecha creciente de que es el único sitio del Sistema Solar donde se ha dado la prodigiosa aventura de la vida, nos arrastra sin piedad a una conclusión descorazonadora: la carrera de las armas va en sentido contrario de la inteligencia.

Y no sólo de la inteligencia humana, sino de la inteligencia misma de la naturaleza, cuya finalidad escapa inclusive a la clarividencia de la poesía. Desde la aparición de la vida visible en la Tierra debieron transcurrir 380 millones de años para que una mariposa aprendiera a volar, otros 180 millones de años para fabricar una rosa sin otro compromiso que el de ser hermosa, y cuatro eras geológicas para que los seres humanos a diferencia del bisabuelo pitecántropo, fueran capaces de cantar mejor que los pájaros y de morirse de amor. No es nada honroso para el talento humano, en la edad de oro de la ciencia, haber concebido el modo de que un proceso milenario tan dispendioso y colosal, pueda regresar a la nada de donde vino por el arte simple de oprimir un botón. Para tratar de impedir que eso ocurra estamos aquí, sumando nuestras voces a las innumerables que claman por un mundo sin armas y una paz con justicia. Pero aún si ocurre -y más aún si ocurre-, no será del todo inútil que estemos aquí. Dentro de millones de millones de milenios después de la explosión, una salamandra triunfal que habrá vuelto a recorrer la escala completa de las especies, será quizás coronada como la mujer más hermosa de la nueva creación. De nosotros depende, hombres y mujeres de ciencia, hombres y mujeres de las artes y las letras, hombres y mujeres de la inteligencia y la paz, de todos nosotros depende que los invitados a esa coronación quimérica no vayan a su fiesta con nuestros mismos terrores de hoy. Con toda modestia, pero también con toda la determinación del espíritu, propongo que hagamos ahora y aquí el compromiso de concebir y fabricar un arca de la memoria, capaz de sobrevivir al diluvio atómico. Una botella de náufragos siderales arrojada a los océanos del tiempo, para que la nueva humanidad de entonces sepa por nosotros lo que no han de contarle las cucarachas: que aquí existió la vida, que en ella prevaleció el sufrimiento y predominó la injusticia, pero que también conocimos el amor y hasta fuimos capaces de imaginarnos la felicidad. Y que sepa y haga saber para todos los tiempos quiénes fueron los culpables de nuestro desastre, y cuán sordos se hicieron a nuestros clamores de paz para que esta fuera la mejor de las vidas posibles, y con qué inventos tan bárbaros y por qué intereses tan mezquinos la borraron del Universo.