Archivo de la etiqueta: Empresariado

Nuestro empresariado paramilitar

mario-hernandez.jpg

Hay diferentes tipos de sicarios y de paramilitares. Los que aprietan el gatillo y los que desde la comodidad y los lujos de sus oficinas y residencias financian e instigan, desde la promoción previa del odio, el asesinato. Los últimos son incluso más peligrosos y deszlenables que los primeros. Son determinadores del derramamiento de sangre en nuestro país. Auténticos sicarios morales.

En Colombia, no dudamos, deben existir aún empresarios para los que la honorabilidad no ha pasado a ser un ideal en desuso. Lamentablemente, a la par de estos, hay otros cuyo referente de actuación es la tesis de Maquiavélo que señala que el fin (en este caso preservar y acrecentar sus privilegios a como de lugar) justifica el aniquilamiento físico de todo aquel que enarbole los ideales de libertad, igualdad y fraternidad, propios no del «comunismo», como desde su estupidez lo conciben, sino de la revolución francesa.

El trino del empresario Mario Hernández, en donde iguala a líderes sociales y terroristas y que puede llegar a justificar y alentar el exterminio sistemático de los primeros en su país, perfectamente ejemplifica al empresariado con serios transtornos, que ve enemigos por aniquilar donde no existen y que a la manera de los psicópatas pareciera disfrutar lo que para algunos de sus compatriotas constituye dolor y llanto. El empresario, ya senil, olvidó que su padre fue perseguido por los chulavitas y ahora piensa como chulavita.

https://twitter.com/marioherzam/status/1213578314759200768?s=19

En la Colombia de la degradación y la ignominia, este tipo de pronunciamientos que deberían concitar a toda la sociedad a cerrar filas en torno a la defensa del valor supremo de la vida, no genera ningún tipo de sanción social. Nos hemos insensibilizado y deshumanizado tanto, como consecuencia de los horrores de la guerra, que este tipo de situaciones que se han vuelto cotidianas nos parecen hasta normales.

En Envigado (Antioquía) un contratista que talaba árboles usó la misma lógica y forma de concebir a los líderes sociales de Hernández para amenazar a quienes se oponían al ecocidio. La Colombia tenebrosa de mentalidad paramilitar emerge cada vez más con mayor desvergüenza y envalentonada por el uribismo en distintos sectores de la geografía nacional.

Ya no es solo el caso de los ganaderos, banqueros, comerciantes e industriales que desde la penumbra financiaban e impartían órdenes de limpieza social a paramilitares y escuadrones de la muerte para preservar a como diera lugar y en la lógica del ‘todo se vale’ sus propiedades e intereses. Ya cualquiera sin ruborizarse expone sus más bajos instintos y le da rienda suelta a todo el veneno y el desequilibrio que alimenta sus enfermas almas. Pablo Escobar y Uribe han borrado casi todo vestigio de humanidad.